miércoles, 16 de noviembre de 2011

Pastores Somos, y en el camino ¿por dónde andamos?

Guión de Pastorela Cómica.
Autor: Carlos Aguilar Rodríguez.
Año: 2010.

Con algunas ideas tomadas de otras pastorelas y adaptadas a esta, así como con algunas ideas originales, salió este guión, la presentación dura alrededor de hora y media.






Pastores Somos y en el Camino ¿por dónde andamos?

Personajes:

Narrador.
María
José

Pastores
Josefina (La floja)
Casiano (El mentiroso)
Abuelo Leocadio (El lujurioso)

Candelaria (La mamá soltera)
Linda Bella (La hija Vanidosa)
Felipe (El hijo Avaricioso)

Ángeles
Arcángel Gabriel
Divina
Pura (La fresa)
Inocencia (La inocente)

Diablos
Lucifer (Revolucionario, Zapata)
Satanás (El Vitor)
Luzbelina (Gloria Trevi)

Primer cuadro: La encomienda del Arcángel Gabriel.

Narrador: Dándose cuenta Dios de que en la tierra las cosas no estaban marchando como Él lo había planeado desde que había decidido crear al hombre, y que éste se estaba hundiendo en la perdición del pecado, decidió hacerle al hombre el mejor regalo que su bondad y su misericordia podía. Decidió mandar a su hijo, a su único hijo; para que sembrara entre los hombres la semilla del amor y de la hermandad, y les recordara cual era el plan divino de Dios.

Pero necesitaba encontrar a una mujer de buen corazón y alma limpia para que fuera la que llevara en su vientre a ese ser divino en su manera mortal y humana. Encontró en la ciudad de Nazaret en Galilea, a una doncella agraciada de nombre María; el Señor la había elegido para que fuera ella quien diera a luz, educara y cuidara a su hijo en la tierra.

Entonces tuvo Dios la necesidad de anunciarle a María de su tarea tan importante; y para ello eligió al mejor de sus ángeles; el Arcángel Gabriel.

Se escucha música de arpas o flautas, con escenografía de nubes.

Divina: (Entra corriendo con una laptop en la mano, comienza a gritarle a Gabriel) Gabriel, Gabriel. ¿Dónde Estás? ¿Dónde te metiste?

Entran Pura e Inocencia jugando a las traes, corren una detrás de la otra, toman a Divina y le dan varias vueltas, Cuando la sueltan Divina se tambalea mareada.

Divina: (Que todavía se tambalea) Hay, ya ni la muelan, me dejaron más mareada que borracho en las fiestas de Téjaro. Oigan ¿No han visto a Gabriel? tengo un mensaje mucho muy importante de parte de Nuestro Señor y no lo encuentro.

Pura: (Con tono fresa) Hay Divina, o sea bájale dos rayitas a tu estrés OK ¿Cómo te explico? Mira te presto mi celular para que le marques y le preguntes en donde anda, no te compliques.

Inocencia: Si préstale tu celulitis.

Pura: ¡¡¡Celular Inocencia, ce-lu-lar!!! Yo no tengo celulitis, me compré una crema de baba de caracol recién ordeñada.

Divina: Huy, pues haber si con tanta baba no te pones bab… Presta pues el celular... (En eso suena el ringtone de “mensajito mensajito”)

Inocencia: ¡¡¡Espérate espérate, no contestes no contestes!!! (Se pone a bailar)

Divina: Ándale chiquita, quien te viera, tu tan nice, tan fashion, tan fresita y con ese tonito tan sui generis.

Inocencia se burla. Pura le quita el celular a Divina y lee el mensaje.

Pura: Tu comentario está out side eh, o sea, ni al caso, cero cool. Es Gabriel, dice que viene llegando.

Se escucha el sonido de una avioneta pasando, después un grito, y luego del grito un golpe, el Arcángel Gabriel entre mientras se queja y se soba la espalda.

Gabriel: Haaaaay, estos taxistas celestiales cada vez manejan peor, y luego a estas alas que les anda fallando el aterrizaje. Que porrazo me acabo de poner, creo que voy a tener que visitar al quiropráctico.
¿Y ustedes que hacen aquí? ¿Mitin otra vez? ¿O huelga de hambre? (Volteando hacia arriba) ¡¡¡Hay Dios mío, en buena hora hicieron su sindicato de Ángeles!!!

Divina: No no no Gabriel, ningún mitin ni nada por el estilo, te estamos esperando porque San Pedro te mandó un mensaje de parte de nuestro Señor, una misión muy pero muy importante, mira, mira, aquí lo tienes.

Gabriel le recibe la laptop y la abre; se escucha la música de Misión Imposible y comienza a escucharse la voz de San Pedro diciéndole el mensaje.

Voz de San Pedro: (Carraspea la garganta) ¿Ya está grabando? Arcángel Gabriel, los hombres en la tierra se están perdiendo en el pecado, y Dios nuestro Señor ha decidido mandar a su hijo a la tierra para que viva entre los hombres y les enseñe de nuevo el camino del amor, ya ha elegido a la mujer que llevará en su vientre y dará a luz a su hijo. Tu misión, si decides aceptarla, será ir a la tierra e informarle a ella de su elección, su nombre es María y vive en la ciudad de Nazaret en Galilea. Si fallas o eres capturado el Cielo negara cualquier relación contigo, y acuérdate que las multas en la barandilla son muy caras.

Ahora que si decides no aceptar la misión pues creo que tendré que bajarte el sueldo. Este mensaje explotará en 5 segundos. 5, 4, 3, 2, 1 (Los ángeles corren tratando de esconderse, se agachan y se tapan los oídos)

(San Pedro se ríe) Ay, qué buena broma. No es cierto, como creen que va a explotar mi computadora, si están carísimas, y con esto de las caídas de las bolsas de valores, hasta en el cielo hay crisis. Bueno, cambio y fuera.

Los Ángeles se levantan.

Gabriel: Dios santo, que misión tan delicada, y yo con fallas mecánicas. Oh, y ahora ¿quién podrá ayudarme?

Inocencia: Yooooooo!!!

Todos: Eeeeeehhhhh!!!

Gabriel: (Se le arrima y le habla de ladito) ¡¡¡Esas frases no se usan, que tienen derechos de autor!!! Vas a hacer que nos demanden, y acuérdate que todos los abogados los tienen en el infierno.

Inocencia: (Corrige) Yooo, digo que podríamos ir todas contigo. O en todo caso ayudarte a arreglar esos problemas mecánicos que te andan dañando el espinazo.

Pura: O sea Inocencia, aparte de naca ignorante; no es el espinazo lo que trae dañado, es el aterrizaje en las alas ¿ves?

Inocencia: (Burlona y remedando a Pura) O sea… (Con tono normal) ¿Que no ves que es el espinazo el que le está resultando dañado con los porrazos que se pone cada vez que no aterriza bien? ¿O no Gabrielito?

Gabriel: Este, si. Pero no creo que San Pedro nos deje salir a todos en bola, ya ven que está peor que los de la patrulla fronteriza, mejor nada más me ayudan a reparar mis alas y un par de fallas mecánicas extra que traigo en los guaraches para el aterrizaje.

Imagínense; si me las llevo a todas ustedes, me saldría carísimo, con eso de la crisis, la globalización, la caída de las bolsas de valores, y los gastos que nos dejó el mundial, el aumento al IVA y a la gasolina todo el año, no hay para viajes colectivos.

Vámonos rapidito al taller para que me ayuden a reparar mis alas. Y tu inocencia, vete a la tienda de mamá Lucha, o sea como quien dice al Chedrawi verde y cómprame un paracaídas, digo, no es que desconfíe de sus conocimientos de mecánica, es mera precaución.

Salen los ángeles marchando detrás de Gabriel.

Segundo Cuadro: La Anunciación a María y a José.

Narrador: Y después de pasar por el taller mecánico y de equiparse con el paracaídas que Inocencia le comprara en la tienda de mamá Lucha, Gabriel se dirigió a la tierra para cumplir con su importante misión. Y después de que el taxi celestial se perdiera y diera vueltas, y vueltas y vueltas, por fin dieron con el lugar donde vivía María, y esto es lo que sucedió.

Se escucha de nuevo el sonido de la avioneta, un grito y un golpe, entra Gabriel de nuevo sobándose y casi llorando, avienta una mochila que trae puesta.

Gabriel: Hay, no puede ser, ahora si se me juntaron los riñones con el espinazo del santo changazo que me puse, creo que algo se me rompió. Pero que malos mecánicos me resultaron estos ángeles, y esta distraída de Inocencia en lugar de comprar un paracaídas me compro una mochila de viaje estilo militar. Bueno, a lo que te truje Chencha…

Comienza la canción de Misión imposible mientras que Gabriel Hace varios movimientos escondiéndose, hasta que llega a una puerta; se para la música, por un momento.

Gabriel: ¿Será aquí? Según las coordenadas exactas que me dieron debe ser aquí, pero no veo absolutamente nada, tendré que ponerme mis visores nocturnos. (Comienza de nuevo la música, saca unos lentes y se los pone, debe haber un tipo de pared y detrás de la pared María recostada y dormida, después de unos movimientos más Gabriel se para frente a María)

Gabriel: (Carraspea la garganta; María no se levanta, vuelve a carraspear, María se despierta y grita, Gabriel también grita asustado y pega un brinco, se pone la mano en el corazón) No seas bárbara, casi me matas del susto.

María: ¿Quién eres tú? ¿Qué haces aquí? ¿Por dónde entraste? ¿Qué quieres? ¿Por qué Argentina le ganó a México en el mundial?

Gabriel: Hay María, eres más preguntona que los reporteros de ventaneando. Espérate, deja pongo musiquita, que sin intro no me sale bien. (Gabriel saca un celular y se escucha música de arpas bajita mientras habla)

Alégrate María, has encontrado gracia ante los ojos de Dios, él ha decidido hacerle al hombre un regalo divino, mandar a su hijo para que viva entre ellos, y tú has sido elegida para ser la madre de ese niño. Concebirás y darás a luz a un hijo y le pondrás por nombre Jesús. (Se detiene la música) ¡¡¡Claro, antes de dar a luz tendrás que llevar el embarazo nueve meses como todas eh!!! Vas a subir de peso, te van a salir estrías, ah y tendrás que aguantar ascos y mareos propios de un embarazo.

María: ¿Yo, concebir y dar a luz un hijo? ¿Cómo puede ser eso posible? Yo no he conocido hombre alguno.

Gabriel: Serás iluminada por el espíritu santo, concebirás por gracia de Dios. El niño que darás a luz será llamado santo, el hijo de Dios, vendrá a traer el perdón de los pecados para todos los hombres y su reino no tendrá fin. Entonces María ¿Qué dices?

María: Pues no sé todavía estoy muy confundida, no entiendo cómo es que yo, pueda concebir sin más que la gracia de Dios. Pero si esa es la voluntad del Señor, ¡¡¡Que así sea!!! (María se arrodilla) Hágase en mí según tu palabra bello ángel, yo soy la esclava del Señor.

Oye, pero, ¿no habrá manera de que evitemos eso de los mareos, y las nauseas, y sobre todo los kilitos de más?

Gabriel: No lo creo, ya ándale, que acabas de dar tu palabra, y acuérdate que ¡¡¡el que da y quita, con el Diablo se desquita!!! (Gabriel, se acerca a María, le pone una mano en el hombro durante un momento, se escucha el aleluya, Gabriel se va y María se queda hincada, se apagan las luces).

Narrador: El anuncio a María estaba hecho, había sido iluminada por el espíritu santo y ahora concebiría al hijo de Dios. Pero faltaba algo muy importante, darle la noticia a José con quien María estaba desposada pero no en unión de matrimonio aún. José se había enterado de la concepción de María y había pensado dejarla en secreto para no difamarla. Pero Dios mando de nuevo al arcángel Gabriel para que le pidiera no hacerlo, y por el contrario la llevara con él pues María debía tener un hombre en la tierra que la cuidara y que le ayudara a cuidar y a educar al hijo de Dios; veamos lo que pasa.

Se escucha la música de misión imposible de nuevo, entra Gabriel.

Gabriel: Hijo, no me imaginaba que José viviera tan lejos, ya traigo ampollas en los cayos de los juanetes, oh, creo que aquí es.

De nuevo está solo una pared, José adentro dormido, Entra Gabriel y lo mueve varias veces, José dice frases como “Dejen dormir” “otros cinco minutos” “No quiero ir a trabajar”, hasta que se despierta y se levanta asustado.

José: (Tartamudea) qui qui, qui qui, que que, co co, po po…

Gabriel: Ca ca… (Corrige) ca cálmate, que ya me estas contagiando, (Música de arpas de fondo mientras le da el mensaje) soy el arcángel Gabriel, y vengo a traerte un mensaje muy importante ya que María está desposada contigo y sé que tú has pensado en dejarla porque sabes que ha concebido. No tengas miedo de llevarla contigo José, ella ha sido elegida para ser la madre del hijo de Dios, y lo que ha sido engendrado en ella es obra del espíritu santo. Tú has sido elegido por Dios para ser quien cuide de su hijo en la tierra y lo eduque entre los hombres. Lo llamaras Jesús y Él será quien salve a su pueblo de sus pecados (Se detiene la música).

José: Pero es que María está embarazada, ¿Y yo qué?

Gabriel: No, tu no, eso es bilógicamente imposible, imagínate ¿Cómo te verías tú con una panza de embarazo durante nueve meses José?

José: No, digo que ¿yo qué? ¿Qué por qué no tuve nada que ver en el asunto?

Gabriel: Pues porque ya te dije que está embarazada por obra del espíritu santo.

José: Sí ¿Pero por qué?

Gabriel: Hay José, pues porque así es en todas las pastorelas hombre; tú no te preocupes. Lleva a María contigo, que tú has sido el elegido del Señor para ser el padre de su hijo aquí en la tierra.

José: Está bien, atenderé al llamado del Señor mi Dios, tendré a María por esposa y cuidaré de su hijo. (José se hinca mientras que el arcángel Gabriel sale) Hágase tu voluntad aquí en la tierra como en el cielo. (Se apagan las luces)

Tercer Cuadro: Lucifer se entera del nacimiento del niño.

Narrador: Las cosas iban bien, María estaba esperando al hijo de Dios quien vendría al mundo a librar al hombre de sus pecados, pero el mal que nunca descansa no tardaría en enterarse de los planes de Dios y seguramente algo intentaría hacer para evitar que el niño Jesús cumpliera con su destino en la tierra, veamos que sucede en tanto en el infierno.

Lucifer entra bailando, con atuendo de Zapata, con carrilleras, sombrero, unas botas altas como a la rodilla y una pistola en el cinto, se escucha la música de la canción “Cómo me duele” Lucifer canta cambiando la letra.

Hay, yo soy muy malo
Yo soy muy malo
Rey del infierno tinieblas y obscuridad
Soy el chamuco
Soy el demonio
El más malvado y también el más galán
Travesuras y maldad
Los pecados provocar
A los hombres pervertir
Y sus almas atrapar.

Se baja el volumen de la música sin detenerse, Lucifer sigue cantando hasta que lo interrumpen…

Soy el chamuco
Soy el chamuco…

Se escucha que tocan la puerta.

Lucifer: ¿Quién es?

Voz: ¡¡¡Mensaje para el Señor Lucifer!!!

Lucifer: Déjelo en el buzón.

Lucifer: (Va, toma un sobre de alguna caja que semeje un buzón, lo abre y empieza a leer) ¿Qué, Qué? ¿El hijo de Dios va a nacer? ¿Y va a venir para enderezar a los hombres? No, no puede ser, y tanto trabajo que me ha costado darle al hombre cosas en que distraerse para que se olvide de mi enemigo.

La avaricia con los ricos, la envidia entre las mujeres vanidosas, el odio entre los poderosos para que hagan guerras, la lujuria la he metido entre los infieles. Y ahora que todo parecía marchar tan bien.

¡¡¡Aaaaaah!!! No puedo permitir que un niño me eche a perder tantos siglos de maldades, tendremos que redoblar esfuerzos, trabajar horas extra ¿Dónde estarán mis ayudantes? Últimamente no se han conectado al Messenger, ni al facebook, no dejan mensajes en twitter y ya ni digo del myspace (Gritando) ¡¡¡Satanás, Luzbelina, vengan aquí, aparezcan demonios!!!

Satanás: (Se escucha la canción de “Tiene espinas el rosal” Con atuendo como el del Vitor entra bailando, luego enojado y reclamando) Chale, chale que chale chale, me cai que no hay considerancia, por eso luego la banda se encrespa y se arma la gresca cuando la cosa es así de grotesca pipipi, no dejan descansar un rato chiguaguas.

Lucifer: ¿Cómo dices que dijiste? No te entendí ni…. (Suena la canción de “Zapatos viejos”, entra Luzbelina bailando como Gloria Trevi, luego se detiene, corre y abraza a Lucifer)

Luzbelina: Luci, Luci. ¡¡¡Ya llegue!!!

Lucifer: Cuantas veces tengo que decirte que no me digas Luci, mi nombre es Lucifer Zapata, ¡¡¡Lu…ci…fer!!! Y hazte para allá ¡¡¡Cuádrese!!! ¡¡¡Firmes!!! Respétame que traigo ¡¡¡Botas!!! (Retira a Luzbelina, ésta se pone en firmes)

Satanás: (Viendo a Luzbelina de arriba abajo, se le va acercando) Shshshshshsh, uyuyuy, ¡en esa cola si me formo! ¡Me cai que con esa torta ni chesco pido! Y ¿Cómo hacen los bistecitos en el asador? ¡¡¡Shshshshshshshsh!!! Muñeca ¡¡¡Hoy es tu día de suerte, me cai que acabas de encontrar al amor de tu vida!!!

Luzbelina: Oiga jefe y ¿a este guarro del mal que le pasa? Cada vez es más naco.

Lucifer: Ps no sé, andaba en el DF y quien sabe que amistades traerá por allá.

Satanás: Cámara hija eh, me cai que bájale de yemas a tu rompope que se te amarilla, sigue de criticona y si ando llamando a la banda pa’ que te pongan una madrina, con teguacanazo y toda la cosa. ¿Qué? ¡¡¡Muy fufurufa, muy aca, muy pipirisnais!!!

Lucifer: (Molesto) Ya Satanás, párale, tranquilízate ¡¡¡Cuádrese!!! Que lo que tengo que decirles es muy importante (Con tono militar) Firmes, suman la panza, saquen el pecho, saquen la lengua, cierren la boca. (Satanás y Luzbelina se quejan porque se muerden la lengua; se desforman) Necesito que me digan cómo vamos con la perversión de la tierra.

Satanás: Uh jefe ps yo re bien; ire, por aquí traigo en la cartera el reporte de todo el año, aguante las carnitas y se lo enseño (Se busca la cartera pero no se la encuentra) espéreme (Se ríe nervioso, sigue buscando y no encuentra nada) chale, chale ps si aquí la traía, ¿ps que pasó? ¿Y mi cartera? Mta, se me hace que ya me dieron vajilla, ¡¡¡no maaaano no!!! Se me hace que en el metro me la bajaron, chale, me cai que ¡¡¡entre chilangos te veas!!!

Luzbelina: (Burlona, se ríe) Eso le pasa por presumido, ¡¡¡haber comprueba que has estado trabajando!!! No le creas Luci, éste es un mentiroso del demonio.

Lucifer: Aha, ¿Y tú que de que o qué?

Luzbelina: ¿Por qué o que, de que pues o qué?

Lucifer: No te hagas, ¿Tú que cuentas traes?

Luzbelina: Hay Luci, es que no se vale, a éste flojo lo mandas a la Ciudad en donde hay muchas personas a quienes tentar y ni así puede, mientras que a mí me mandas a los pueblos en los que solo hay unos cuantos pastores. Imagínate, ahí nada mas hay borregos, bueyes, (voltea a ver a Satanás) y una que otra mula, ¡¡¡no agraviando lo presente!!! (Voltea de nuevo a ver a Satanás de arriba a abajo), ni modo que pervierta a los borregos.

Satanás: No te manches el babero hija eh, bájale de espuma a tu chocolate, que se te aguada la telera. Además, hay está, ¿no que muy salsa?, no que tu muy chiras pelas, ¡¡¡a ver, a ver!!! Si no ¿pa que andas de sacale punta?

Lucifer: Que ya te calmes, mira que si sigues te voy a castigar, te voy a vestir de niño y te encierro con Michael Jackson eh... Acuérdate que ya lo tenemos aquí en el infierno, nada mas mira lo que me enseñó hoy (Se escucha un fragmento de Billie Jean, Lucifer hace un par de pasos como Michael Jackson y hace su típico grito).

Satanás: ¡¡¡Chales, chales!!! Jefe ps la neta del planeta que, qué bueno que Juan Gabriel no se ha muerto, porque ya me lo imagino a usted (Mientras que canta baila con las manos levantadas, y en la frase se da un giro al estilo Juan Gabriel) ¡¡¡vamos al noa noa, no anoa, noa noa!!! ¡¡¡Y arriba Juárez!!!

Lucifer: ¡¡¡Sáquese que!!! No me respetas ni por que traigo ¡¡¡Botas!!! Te la estás ganando chamuco, te la estás ganando. (Enojado se dirige a Luzbelina) Y tú, ¡¡¡ya te dije que no me gusta que me digas Luci!!!

Luzbelina: Bueno y ¿Yo qué culpa tengo que este espécimen te haga enojar? (Muy barbera, se le acerca, le da una vuelta) Pero no te enojes porque te digo así, lo que pasa es que se me hace más fácil decirte Luci, además se escucha más sexy, grrrr, guapo, ¿apoco de veras te molesta tanto? (Hace como que le va a agarrar las pompas)

Lucifer: (Da un salto para quitarse, contesta muy rápido y se le va la voz) No, (compone) digo, no, digo, si, y ya cálmate, que por andar de barbera no creas que no me doy cuenta de que tampoco tú has hecho lo que te toca.

Los he mandado llamar porque necesito que redoblemos el trabajo, me han avisado que mi enemigo el de allá arriba va a mandar a su hijo a la tierra, a vivir entre los hombres para predicar la paz, el amor al prójimo, la hermandad, (Conforme Lucifer va diciendo cada buena palabra los otros dos hacen gestos de asco) ¿Se dan cuenta? No podemos permitirlo, debemos evitar que los hombres regresen al buen camino, debemos voltear el mundo de cabeza si es necesario para irle ganando terreno a ese niño, y cuando nazca ya le habremos ganado la batalla.

Satanás: Chido mi jefazo, recibido, comprendido y apuntado, pues entonces como dijo el resorte, yo me restiro, hay nos vidrios, me voy a chambiar bien Durango, y a ver si recupero mi cartera porque hay traigo mi pasaporte pa ir al gabacho y quiero ir a conocer al mickys mouse ahora que me toquen mis vacaciones. Y hora si que como el Deivis Coperfils, yo me desaparezco. (Sale de la escena)

Luzbelina: Entonces que Luci ¿Me cambias de zona o no? (Le agarra la barba y le pica las costillas) ándale, no seas tan malo conmigo, a ver ¿Quién lo quiere? ¿Quién lo quiere?, ¿a donde ta’ Luci?

Lucifer: Aquí ta’. (Brinca)

Luzbelina: ¿A dónde ta’ Luci?

Lucifer: Aquí ta’. (Brinca de nuevo y luego reacciona, Grita y Luzbelina se asusta) ¡¡¡Yaaaaa!!!, ¿ves los ridículos que hago por tu culpa? Y no, no te voy a cambiar de zona, precisamente es ahí en donde más trabajo debemos hacer, porque en los pueblos la gente es muy dedicada a Dios, (carraspea la garganta) digo al de allá arriba, así que tendrás que ponerte muy fregona (Con voz militar) Firmes, flanco izquierdo (Luzbelina se da vuelta para la derecha) a la otra izquierda, de frente... marche, 1, 2, 1, 2, 1, 2.

Luzbelina sale de la escena, Lucifer se queda cantando, con tono de los pastores a Belén.

Lucifer:
En el cielo yo compre
Unas cheves frías,
Con descuento las hallé
Y compré las mías;
Hayayay voy a chupar
Hoy me voy a emborrachar
Con la cheveves
Con las caguamas
Con su sal, su limón, como michelada
Y unas botanas.

Cuarto Cuadro: El anuncio a los pastores.

Narrador: Y el tiempo pasó, y el día del nacimiento del niño Jesús se llegó, y Dios le encomendó al arcángel Gabriel que junto con sus ángeles bajaran a la tierra a darle la noticia a la gente en la tierra, los humildes eran los elegidos para ser los primeros que recibieran la buena nueva y los primeros que tuvieran la dicha de verlo. Así que el arcángel Gabriel dividió sus tropas en dos para que bajaran a la tierra a hacer el anuncio del nacimiento del hijo de Dios invitando a la gente humilde a ir a adorarlo. Y a pesar del frió de temporada los ángeles bajaron a la tierra a cumplir con el mandato de Dios.

Escenografía de interior de una choza, Josefina está barriendo.

Josefina: ¿Donde andará Casiano que no regresa? Ya me quiero dormir y tengo que esperarlo pa darle de cenar.

Casiano: (Entra corriendo) Vieja, vieja, ayúdame que me vienen siguiendo, me queren matar (Se levanta el pantalón) Ira, ¡¡¡Me amarraron como puerco!!! (Se abraza de Josefina) ¡¡¡Tengo miedo!!! ¡¡¡Tengo miedo!!! Mira si llegan a buscarme les dices que soy el póster de Brad Pitt en tamaño natural (Se pega a la pared). Apoco no estoy igualito.

Josefina: (Se rasca la cabeza) Pus… sí, no una cosa así que digas, ¡¡¡Que bárbaro, como se parece al Brad Pitt!!! Pero pus hay más o menos das el gatazo, un Brad Pitt región cuatro, pero sí. Pero qué te pasa Casi, ¿Por qué vienes tan asustado?

Casiano: Irala, irala, ¿Cuántas veces tengo que decirte que no quiero que me digas Casi? Me llamo Casiano y Ansina quero que me digas.

Josefina: Ta bien Ansina… pero no te enojes. Oye y ¿donde están los borregos? Llegates corriendo pero no se escuchó ruido.

Casiano: Es que eso es precisamente lo que quería decirte, es que es una historia tan increíble… ¡¡¡que no me la vas a creer!!!

Josefina: ¿Y eso por qué?

Casiano: ¿Cómo que por qué? ¿Cómo que por qué? Pus porque es increíble ¿no te acabo de decir? Que es lo que te digo pues ¡¡¡Apuntale bien!!! ¡¡¡Estás viendo y no ves!!! Es como si dijieras, vas pero no vas a lo que vas, pus entonces ¿a qué vas? Deja te cuento ira.

Pus resulta que ya traía las borregas de regreso, Y en eso que veo que venía cayendo un avión del cielo.

Josefina: Y ¿Qué hicites?

Casiano: Pus que empiezo a pensar muy rapidisisisimo. Y me dije a mí mismo “mi mismo, si el avión viene como a 250 km por hora y viene cayendo en un ángulo de 45 grados, hay que mover exactamente 50 metros a las borregas”. Pero en lo que le saqué la raíz cuadrada a la hipotenusa del coseno para hacer los cálculos el avión se alcanzó a estrellar y con la explosión corrieron todas las borregas, (Se sienta y hace como que llora) Me abandonaron vieja, todas se fueron.

Josefina: Viejo mentiroso, se me hace que más bien te quedates dormido de güelta, y hora ¿Qué le vamos a decir a mi agüelo? Ora si las perdites todas, de por sí dice que no trabajas.

Casiano: Tu agüelo; ¡¡¡Viejo mantenido!!! Un día llegó quesque de visita y ya nunca se jue, aparte de mantenido criticón porque él ni hace nada. Nomas se la pasa espiando en el río a las que bajan a lavar. Bueno ya, olvídate del agüelo, y vete calentando.

Josefina: (Emocionada) Hay viejo, pero si hoy no toca, ¿Llegates querendón o qué?

Casiano: Hepa, hepa, vieja lujuriosa ¡¡¡Golosa!!! Yo digo que te vayas calentando las tortillas porque me vengo muriendo de hambre.

Abuelo Leocadio: (Entra Gritando, camina con bordón) Josefina, Josefina, ya llegué.

Entra Divina y Gabriel, se escucha música de arpas.

Abuelo Leocadio: (Voltea, grita) ¡¡¡Las mujeres asesinas!!! (Se pone las manos en el pecho, limpia el terreno con el pie y luego se desmalla de la impresión).

Divina: Mmmmm, te digo Gabriel que debemos entrar más despacito, éste es el número cien que se nos desmaya cuando bajamos a dar algún anuncio divino, ya sabes que hacer, ándale.

Gabriel: Si, déjamelo a mí, por aquí traigo el revividor 5000.

Saca un aparato pequeño, se agacha, se lo pone en el pecho al abuelo, se escucha sonido de electricidad. El abuelo se sacude y después despierta, se levanta. Salen corriendo Casiano y Josefina, se paran sorprendidos.

Abuelo Leocadio: ¡¡¡Hay, hay, ahora si se me paró…

Josefina: ¡¡¡Milagro!!! ¡¡¡Milagro!!!

Abuelo Leocadio: ¡¡¡El corazón!!!

Josefina: Dios mío ¡¡¡Que pollotototes!!! (Los ángeles se quedan viendo uno con otro y se revisan)

Abuelo Leocadio: ¿Cuáles pollotototes taruga? En todo caso serán guajolotes por lo grandotes.

Gabriel: ¡¡¡No!!! Ni pollos ni guajolotes, somos ángeles, enviados del Cielo, y hemos venido a darles la buena nueva.

Abuelo Leocadio: ¿Una nueva y buena? ¿Dónde está, dónde está? Si está muy buena échenmela pa’ acá.

Divina: No señor, una buena noticia. (Comienza la música de arpas de fondo) Ésta noche, en la Ciudad de Belén nacerá el enviado del Cielo, el Salvador, el que trae el perdón de los pecados para todos los hombres, el Hijo de Dios.

Gabriel: Sí, y nosotros hemos venido a avisarles y a decirles que ustedes, los más humildes, han sido elegidos para ser los primeros en verle y darle la bienvenida, para adorarle y ser testigos del amor de Dios por los hombres, ustedes son de los afortunados elegidos.

Casiano: (Se detiene la música de arpas) Güeno pus ni tan humildes ya, porque mi vieja y yo nos acabamos de inscribir al Seguro Popular y al eso de las Oportunidades, hay con el jefe de la Tenencia vamos a cobrar, y el agüelo a eso de los 70 y más, le dan su dispensa y toda la cosa.

Abuelo Leocadio: ¡¡¡Porque semos importantes!!!

Gabriel: (Se ríe) Está bien, pero, en lo que estábamos; (Empieza de nuevo la música de arpas) seguirán aquella estrella (Señala hacia el horizonte) y en donde ésta se detenga, ahí encontraran al niño, junto a sus padres María y José, tendrán la dicha de conocer al hijo de Dios.

Divina: Así que anden buenos pastores, prepárense y anden, vallan que el hijo de Dios está a punto de nacer, y ustedes deben llegar a Belén para darle la bienvenida. (Los ángeles se van)

Abuelo Leocadio: Yo digo que hay que ir, que tal si en ese viajecito me encuentro a una muchachona pa’ que me atienda ahora que estoy viejo ¡¡¡todavía estoy en edad de merecer!!!

Josefina: Hay agüelo, uste nomas pensando en muchachonas, ¡¡¡y a su edad!!! A propósito ¿onde andaba? De seguro otra vez bajó al río a ver si miraba a las mujeres que bajan a lavar ¿Verdad?

Abuelo Leocadio: (Carraspea la garganta) No, mijita ¿cómo pasas a creer? Andaba caminando, ya ves que con eso de las reumas si no me muevo me entumo. Por eso yo digo que hay que ir a Belén; a mi me sirve hasta pa ejercitar las piernas.

Josefina: Pero pus es que Belén queda re lejos, y nosotros no tenemos en que ir. Yo con tanto quiaser que tengo aquí en la casa pus no me quedan ánimos pa caminar tantisimo. Aparte ya ven que dicen que todavía no se acaba lo de la influenza AH1XHBG, eso es re peligroso, que tal que nos contagian.

Casiano: ¡¡¡Irala tu, no seas tan gu… güena pa poner pretextos, floja!!! Que no escuchates que es el hijo de Dios el que va a nacer. Además, no tenemos en que ir pero nos vamos con el gerundio.

Abuelo Leocadio: Haber haber tarantao, ¿cómo está eso de que nos vamos con el gerundio?

Casiano: Hay agüelo, con el gerundio; ¡¡¡caminando, trotando y andando!!!

Abuelo Leocadio: Ta güeno. Ándele pues mija, pongase unas gordas y unos frijolitos pal camino, porque vamos hasta Belén. Yo después de ver al niño ya me podré morir tranquilo.

Casiano: ¡¡¡A pus entonces hay que apurarnos!!! Ándale vieja, no hay tiempo que pereder.

Josefina: Hay pues agüelo, ta re lejos.

Casiano: Ya vieja floja, ándele. Ya ni tu agüelo se queja y eso que es tan viejo que su nombre aparece en el calendario azteca, ándele, amonos, juyale.

Abuelo Leocadio: ¿Viejo? ¿Yo? Muchachito igualado, yo también jui joven, y mas inteligente que tu, jui guapo…

El abuelo sigue diciéndole cosas, cada vez más bajito, mientras se apaga la luz.

Narrador: Mientras, los demás ángeles seguían llevando la noticia del nacimiento del hijo de Dios a los más humildes, y los invitaban para que marcharan hacia Belén a darle al niño la bienvenida. Veamos que tal les estaba yendo.

Con las misma escenografía de la escena anterior.
Linda Bella está sentada con un espejo en la mano y peinándose, se oye que canta muy bajito la canción “Que se mueran los feos” (Solo una estrofa)

Candelaria: ¡¡¡Jelipe, Jelipe!!! ¿Onde andas? (Se escuchan berridos de borregos)

Linda Bella: Hay amá, calmate, no grites tan juerte que me estresas y eso del estrés provoca arrugas. Haaaay, y estos condenaos borregos con ese griterio. (Se levanta enojada)

Entra Felipe, trae un morral cargando.

Felipe: Que gritos pega amá, se oye hasta el corral, ya que los borregos se habían calmado, usté los alborotó con tanto grito.

Candelaria: Que ganas de darle mortificaciones a tu madre muchacho, te llevates el morral con el dinero, y necesito ir a comprar una vela porque no hay, y ya está oscuro.

Felipe: A que, si lo dejo aquí luego ésta lo agarra y se va a comprar cremas y pinturas, y ¿Pa qué? Hay anda toda pintada quesque pa conseguir novio, y nomás no agarra nada. Luego el día que vino a verla el Tacho, a ella se le olvidó que iba a venir, y salió con una mascarilla de aguacate en la cara; Tacho se espantó y hay va el probe corre y corre y grite y grite por todo el monte brinque y brinque matorrales ¿no retacho del árbol ese grandote que está entes de llegar al río porque estaba re oscuro? Ha de ver pensado que era el Chuek.

Linda Bella: (Suelta la carcajada) Si cierto, por poco y le da hasta el diabetis. Pero nomás jue una confusión, lo que pasa es que el probesito está gangoso, y yo no le entendí bien que día iba a venir. Además ¿mira quien critica? Él que nunca se ha podido conseguir una novia ¡¡¡se me hace que bateas chueco hermanito!!!

Felipe: ¡¡¡Sáquese que!!! Ya ves lo que le pasó al Fabiruchis… Además ¿Yo pa qué quero novia? Se gasta rete arto; queren regalos el 14 de febrero, en su santo, su cumpleaños, el día internacional de la mujer, navida, año nuevo. Además aquí en Téjaro hay puras viejas feas y flojas.

Candelaria: Hay Linda Bella ¿Tu novio es gangoso? ¿Y entonces como le haces pa entenderle cuando platicas con él?

Linda Bella: Uy amá, si vieras, nomás ando con él porque es re divertido cuando platicamos, se oye re chistoso cuando habla.

Felipe: Si, por eso y porque no hay otro en la región que se te arrime por fea. (Saca un billete del morral y se lo da a Candelaria) Tenga pues amá, traigase la vela que ocupa.

Se oyen los borregos, pero muy alterados.

Candelaria: ¡¡¡Los Borregos!!! Córrele Jelipe, que ya se los andan robando.

Entran Pura e Inocencia, ésta se viene sobando el trasero y quejándose, los pastores los ven sorprendidos, los ángeles hablan como si no hubiera nadie más.

Inocencia: Hay Pura, ese condenado borrego topea muy fuerte, creo que ya me descuadriló, se me torció el lumbago.

Pura: (Se ríe de Inocencia) O sea Inocencia, es que solo a ti se te podía ocurrir meterte al corral a querer saludar a los borregos, ahora si te viste súper mal eh, o sea súper looser.

Inocencia: (Se endereza y les habla a los pastores) Ah, buenas noches. Disculpen que hayamos entrado sin saludar pero es que tuvimos un pequeño percance. Pura, el intro musical por favor. (Pura saca un reproductor de música, se equivoca de música y se escucha la frase del Longe Moco “Fue horrible”.) Esa no, la otra intro. (Se escucha música de arpas)

Somos enviados del cielo y hemos venido a traerles una buena noticia, ésta noche nacerá el salvador, el que viene a traer el perdón de los pecados para el hombre, el Hijo de Dios.

Pura: Si, ésta noche va a nacerá en Belén City, o sea en la ciudad de Belén, es el niño más nice de todo el mundo, el que le va a enseñar a todos los nac… digo, a todos los hombres a amarse los unos a los otros, y ustedes han sido elegidos por Dios para ser los primeros en conocer al baby.

Inocencia: Sí, Dios quiere que vayan a darle la bienvenida a su hijo a este mundo, para que sean testigos del gran amor de Dios hacia los hombres.

Pura: Check it out mis pastorcillos, deberán seguir aquella star (señala hacia el horizonte) que es la que les indicará en donde va a nacer el niño, así que prepárense y corran presurosos que el niño está a punto de nacer.

Los ángeles se van, los pastores no reaccionan, solo se les quedan viendo mientras salen, de repente…

Los tres pastores juntos: ¡¡¡El hijo de Dios!!! ¡¡¡El salvador!!!

Candelaria: ¡¡¡La profecía es cierta, el hijo de Dios va a nacer entre los hombres!!! Hijos, tenemos que ir a Belén.

Felipe: ¿Qué, qué? No amá, eso queda re lejos, imagínese, lo que vamos a gastar para ir hasta allá. No, no, no, luego a ésta se le hacen ampollas en los callos de los ojos de pescado y vamos a tener que comprarle sus pomadas esas con el boticario, y son re caras.

Candelaria: ¿Cómo que no? ¿Qué no oyeron? Va a nacer el hijo de Dios, y Él quiere que nosotros vayamos a verlo.

Linda Bella: (Dirigiéndose a Felipe) Mira si yo tengo cayos a ti no te interesa, tú con tal de no gastar prefieres tener una hermana fea, codo, agarrado, avaricioso. (Dirigiéndose a Candelaria) Hay amá ¿Usté cree que voy a ir en estas fachas? No, necesito pintarme, y peinarme, arreglarme muy bonita.

Felipe: Mmmmm, pus si vamos a ir hasta que ésta quede bonita vamos a llegar cuando el niño ya valla saliendo de la secundaria, y hora resulta que yo por ser codo tengo la culpa de que estés tan fea.

Linda Bella se indigna y le hace ademán de desaire.

Candelaria: Nada de pretextos, vamos a Belén, si se nos acaban los ahorros no le hace, vendemos unos borregos y ya. (Dirigiéndose a Linda Bella) No seas tan vanidosa, así te vas, vamos a agarrar algo de comida, un par de guajes con agua y vámonos. O que, ¿Van a ser capaces de dejar ir sola a su pobre madre? (Hace la voz como si quisiera llorar) Yo que los he cuidado, que los cargué en el vientre nueve meses a cada uno ¡¡¡Yo los parí con dolor!!! Les cambiaba los pañales y les hacia sus papillas de verdolaga con quelites pa que crecieran juertes, que he sido padre y madre pa ustedes, hay Dios mío, ¡¡¡que hijos tan desconsiderados!!!

Felipe: Ya, ya, ya. Ta bien, no sea tan dramática, amos pues a Belén.

Se apagan las luces.

Quinto cuadro: Lucifer planea detener a los pastores.

Narrador: Mientras que los pastores estaban tomando rumbo hacia Belén Lucifer preparaba, según él, el mundo para la llegada del hijo de su enemigo con la ayuda de sus compinches, veamos lo que sucede con ellos en el infierno.

Lucifer: (Está leyendo una carta, y mientras lee…) No, no, esto no puede ser ¿Nueve meses ya? Pero como pasa el tiempo, ésta noche nace el niño, y ni siquiera sé cómo van las cosas en la tierra.

Por mis cuernos, mi cola y mi tridente; que aparezcan mis asistentes.

Entra Luzbelina.

Luzbelina: (Bailando “Pelo Suelto”) Si Luci, ¡¡¡dime que se te ofrece!!!

Entra Satanás con una caja amarrada con un lazo.

Satanás: (Entra bailando “Tiene espinas el rosal” agarra a Luzbelina y le da un par de vueltas) ¿Que ondon jefatzo? ¿Qué Pachuca por Toluca? ¿Qué pasiones tan intensas?

Lucifer: Nada que resulta que me acabo de enterar que hoy, ésta noche, nace el niño, el hijo de mi enemigo, y como no habían venido en estos meses necesito que me digan cómo les fue en la tierra, si ya la gente está tan entretenida en los placeres mundanos que no le interese el nacimiento del hijo de Dios, (carraspea la garganta) digo, de mi enemigo.

Satanás: Chale ps la neta es que como ya hace mucho que nos da vacaciones y la neta yo, ps yo, éste yo, ps la neta me fui de vacaciones en estos meses. (Emocionado) Ps resulta que encontré mi cartera, y como ahí traía mi pasaporte para ir a los Yunaites, que me voy a ver al mikys mouse.

Luzbelina: ¿Fuiste a Estados unidos? Pero si no sabes hablar inglés ¿cómo le hiciste ya andando allá?

Satanás: Chale, pero que falta de desincultura me cai, que falta de designorancia de mis capacidades ¡¡¡yo sé hablar inglés hija, ira!!! Has de cuenta, que llego con el miky, y que le digo “¿Quiondeishon carnaleishon? You aaah, este, me ser tu fans miky, you ser mi idoleishon” y que saco un queso que le llevé desde acá y que le digo “Miky, you aaaah, ¿querer ahhh, cheese? Ándale, teikis teikis, is for you, is aaah quesitou, ser leche de vaqueishon.

Lucifer: (Irónico) Ja… ja… ja… ¿y apoco te quedaste 9 meses con Miky Mouse?

Satanás: Chale, lo que pasa es que en la montaña rusa perdí de nuevo mi cartera con el pasaporte y como me agarraron bien persa, ps me entambaron todos estos meses ¿usté cree?

Luzbelina: Hay Luci, pues veras, yo, como ahí donde me mandaste no hay mucho que hacer me la pasaba contando ovejas y pues me quedaba dormida todo el tiempo, hasta tiempo me di de escribir una canción, oye (Canta un pedacito de “Brincan los borregos”. Pero ¿Qué crees Luci? te tengo un notición, pero un notición; bueno que ni Loret de Mola o Javier Alatorre, no me lo vas a creer. Andaba yo rondando por algunas casas y ¿Qué crees? ¿Pero qué crees? No hombre mira, no me lo vas a creer.

Lucifer: (Enojado, le grita) Yaaaaa, habla de una vez ¿Qué fue lo que escuchaste?

Luzbelina: Hay que genio; Pues resulta que los pastores van ya agarrando camino hacia Belén, ya agarraron sus tiliches y se fueron por que van a darle la bienvenida al hijo de tu enemigo, van a adorarlo.

Lucifer: (Enojado) ¿Qué? Eso no puede ser ¿y saben por qué?

Luzbelina y Satanás: No ¿Por qué?

Lucifer: Porque traigo ¡¡¡Botas!!! No podemos permitirlo, los pastores no deben llegar a Belén, tenemos que detenerlos. (Serio) Vamos a tener que tentarlos, (con tono maligno y moviendo las manos) si, tentarlos, hacerlos que pequen, Pereza, lujuria, envidia, gula, ira, soberbia, avaricia; si tentarlos para que no vallan a Belén (Hace risa maligna, Satanás interrumpe su risa).

Satanás: Chale jefe, ps yo pa tentar, nomas a las pastoras eh, los pastores se los tienta usté al cabo ya dicen que a usté le gusta… Machacar pistaches con los codos

Lucifer: Achis ¿y eso por qué?

Satanás: Ps que porque se la pasa tentando a los hombres, ya dije yo no tiento a ninguno, en todo caso que los tiente ésta (Señala a Luzbelina).

Luzbelina: (Corre y abraza a Lucifer) Hay Luci, Pues mira, si hay algún pastor así medio guapetón, así fornido, de ojo azul, como de 1.90, pues me lo dejan a mí, yo me encargo de tentarlo todito, todito, Alguien tiene que hacer el trabajo dificil.

Lucifer: Ya veremos quién tienta a quien, pero ya vámonos, que tenemos que alcanzar a los pastores para que no lleguen a Belén, no podemos permitir que lleguen a adorar a ese niño ¡¡¡Flanco izquierdo, de frente, marchen!!! 1, 2, 1, 2, 1, 2.

Sexto cuadro: Las tentaciones.

Narrador: Ya los pastores iban con rumbo hacia Belén, y los ángeles estaban encargados de cuidarlos en su camino, de protegerlos para que llegaran con bien; pero Lucifer y sus secuaces estaban dispuestos a impedirlo y habían preparado sus mejores maldades, veamos lo que sucede en el camino hacia Belén.

Entran Candelaria, Linda Bella y Felipe. Canción “los huaraches de fondo”

Felipe: Amá ¿Ya faltará poco? le dije que Belén está re lejos, ya nos hemos gastado un dineral.

Linda Bella: Hay amá, se me viene corriendo el maquillaje, voy a llegar bien fea a ver al niño.

Felipe: Um, pus tu de todos modos ibas a llegar fea. Ni yendo a bailar a Chalma se te quita.

Linda Bella: Grosero, igualado, mejor hubieras de conseguirte una mujer, misógino, Juan Gabriel.

Felipe: ¡¡¡Ah que!!! Comiera paja como las borregas, taba bien, pero no, pa mantener mujeres ya con ustedes dos tengo.

Candelaria: Dejen de pelear y de preocuparse por cosas sin importancia (Hace como que llora) ¿no les da pena llenar de mortificaciones a su pobre madre? Me van a sacar canas verdes.

Felipe: Mmmmm ¡¡¡pos será asté pariente del Chuek, o del patas verdes!!!

Candelaria: (Le hace ademán de desprecio) ¡¡¡Hum!!! Tu Linda Bella ¡¡¡no vayas a querer maquillarte otra vez!!! Que ya nos toco esperarte como dos horas antes de salir de la casa. Y tu Jelipe, deja de quejarte porque te haces cargo de nosotras ¡¡¡que si yo me consiguiera un hombre ya tendrías quien te ayudara con la responsabilidad!!!

Linda Bella: Amá, yo ya traigo rete ara hambre ¿Que no trajo nada pa cenar o qué?

Candelaria: Claro que si ¿Les gustan los romeritos y las tortas de camarón?

Linda Bella Y Felipe: ¡¡¡Claro que sí!!!

Candelaria: Tons perense hasta año nuevo. Hoy solo traje unas tortas de huevos regüeltos.

Felipe: Mmmmmm, que rico ¿regüeltos con jamón?

Candelaria: No.

Felipe: ¿Regüeltos con chorizo?

Candelaria: O que no.

Felipe: ¿Regüeltos con Salchicha?

Candelaria: O que no hombre, regüeltos con la cuchara como siempre.

Entra Lucifery Luzbelina hablan con acento Cubano, bailando “Vamos pa la Conga” Luzbelina trae a Lucifer de la cintura.

Luzbelina: Oh que buena fiesta que nos traemos chico.

Lucifer: Oh, mira mi negra, pastores mexicanos, saca la foto del recuerdo (Luzbelina apunta con la cámara, Lucifer abraza a Candelaria y a Linda Bella, ellas posan para la foto).

Candelaria: (Dándole vuelta a Lucifer) Y hora éste ¿De onde salió?

Luzbelina: Oh, nosotros somos turistas, venimos de Cuba buscando un portal, con un niño, para tomarle una foto, pero nos perdimos.

Lucifer: Oh, qué bonito morral, me gusta, me gusta, ¿qué te parece chico si hacemos una apuesta? si adivino tu nombre ¿me lo regalas? Y si no yo te regalo ésta camarita ¿Qué te parece, estás de acuerdo?

Felipe: mmm ¡¡¡ta güeno!!!.

Lucifer: OK, pero dime con que letra empieza tu nombre.

Felipe: Con J.

Lucifer: Ah ¿Juan?

Felipe: No.

Lucifer: Eh ¿José?

Felipe: No.

Lucifer: Oh, entonces ¿Cómo te llamas pues?

Felipe: Me llamo Jelipe (Se ríe) y preste pa’ acá la camarita que luego hace como que se le olvida, (Le quita la cámara y se la guarda en el morral, Lucifer se enoja) Tonces ¿ustedes van pa Belén? Pos nosotros también vamos pa’ allá, pueden irse con nosotros ¡¡¡ya tenemos un mapa que sacamos del google earth!!!

Luzbelina: (Le coquetea a Felipe, se le acerca) Cosa más grande caballero, que pastor tan amable, tan galante, (Le agarra los brazos) tan fuerte ¡¡¡Tan Guapo!!! Yo con uno de esto si me quedaría en México, es mas hasta me casaría (Felipe se chivea, pero Luzbelina le abre el morral, cuando Felipe se da cuenta se quita rápido)

Felipe: Sáquese qué, así empiezan, bien cariñosas, ya luego empiezan de pedinches.

Linda Bella: ¿Entonces usté es extranjero? (Se le acerca a Lucifer) Linda Bella Cacho Partida a sus órdenes, Cacho de Padre y Partida de…

Candelaria: (Interrumpe, va y jala a Felipe y a Linda Bella) Hepa, hepa ¿que disfiguros son esos? Acuérdense que tenemos que llegar a Belén. Tu Linda Bella, no seas asina ¿Qué va a pensar el señor? Además, no creo que le interese una chamaca sin esperencia como tú, a lo mejor anda buscando algo más, más… (Se le acerca contoneándose, Lucifer camina hacia atrás pero ella lo sigue) Candelaria Partida, de Cacho, pa servirle a usté y a Dios (Los Diablos corren y se esconden) Pero ¿Qué les pasa? ¿Por qué corren?

Satanás: (Entra corriendo y buscando a Lucifer) Oyes, carnal, a ti te ando buscando. Entonces qué ¿No se animaron con la llevada a Belén? Ire, le aseguro que yo lo llevo en la micro ¡¡¡Súbale hay lugares!!! (Hace su grito) no se va a arrepentir, es más le cobro hasta que lleguemos.

Lucifer: Oh que necio eres mi socio, ya te dije que no me interesa subirme a tu guagua, preferimos caminar.

Satanás: (Enojado) Chale mister, me trata como alimaña, por eso no trato con gente de su calaña, porque se pasan gacho de caña, además no es guagua, es micro, no me le baje de categoría.

Los Pastores se juntan, mientras que los diablos hacen como que discuten, pero en silencio, no se escuchan sus voces.

Linda Bella: (Emocionada) ¿Oyeron? Este galanazo va pa’ Belén, y trae micro.

Candelaria: ¿Ustedes que opinan, nos vamos en la micro?

Felipe: ¡¡¡No que!!! A de cobrar rete arto, No nos alcanza, ¿Y luego pal’ regreso que hacemos?

Linda Bella: (Le grita a Satanás) Oye guapo, si, tu, el de la micro, ven pa’ aca!!!

Lucifer y Luzbelina observan con atención.

Satanás: (Deja a los diablos, se peina, se escucha la canción de “tiene espinas el rosal” y se acerca bailando a Linda Bella, le da una vuelta y luego hace su grito) Tons que biscocho que se te ofrece con este muñeco, a tus órdenes.

Felipe: (Se le atraviesa a Satanás) Epa, epa ¡¡¡nomás ven algo güeno y luego luego se les ofrece!!! Nomas queremos saber cuánto nos cobras por llevarnos a Belén.

Satanás: (Chifla) Ps verás carnal, Tomando en cuenta que subió el IVA y la gasolina, y que la micrón tiene asientos reclinables, aire acondicionado, quemacocos, sonido envolvente y botanas y bebidas incluidos, ps yo ando cobrando algo así como 1000 pesos por cholla, pero como aquí el bizcochito me cayó bien con una bailada me doy por pagado.

Felipe: ¿Tu qué dices amá? ¿Nos vamos en la micro o nos vamos caminando?

Candelaria: Pus yo digo que nos vayamos con el jovenazo, nada más que como le dijo aquí al cubanito, le pagamos a la bajada, no sea que se valla cobrando demás y al último ni nos lleve.

Linda Bella: Déjelo amá ¡¡¡que se cobre lo que quera!!! (Se le acerca a Satanás para abrazarlo pero Candelaria la jala antes de que llegue).

Candelaria: ¡¡¡Que no!!! Dijo que nomás una bailada, pero eso es hasta que nos lleve a Belén.

Satanás: Simona la cachetona, ¡¡¡Ya rugistes liona!!! Trato hecho jamás desecho, orale, y camínenle porque deje la micro en doble fila, no se la valla a llevar el transito (Salen detrás de Satanás).

Lucifer: (Se rie, deja de hablar como extranjero) ¡¡¡Cayeron Luzbelina, cayeron!!! por lo pronto éstos pastores ya no llegan a Belén, ahorita Satanás se encarga de amarrarlos y encerrarlos hasta mañana, y no llegarán a ver al niño (Se abrazan y brincan de felicidad)

Entra Gabriel.

Gabriel: ¡¡¡No cantes victoria Chamuco malvado, tramposo!!! Me devuelves a esos pastores ahora mismo o te las verás conmigo.

Lucifer: Ja, ja, ja ¿A poco crees que me asustas? ¿Qué no ves que traigo ¡¡¡Botas!!!? Condenado hijo del pollo Kentucky, si quieres que te regrese a los pastores vas a tener que pasar sobre mí.

Gabriel: Con todo gusto Chinicuil, que la fama que te cargas es nomás por alevoso, ventajoso y correlón.

Empieza la canción de Matrix (Trinity fight), pelean pero en cámara lenta, los ángeles y Luzbelina también se mueven como en cámara lenta. Unos 30 o 40 segundos, Gabriel le da vuelta a Lucifer y la hace manita de puerco se detiene la música y se mueven de manera normal).

Lucifer: (Sometido por Gabriel) Ya, ya no me pegues, ¡¡¡Pepe el Toro es inocente!!!

(Gabriel lo suelta, Lucifer llora, va con Luzbelina y ésta lo abraza y lo consuela).

Luzbelina: ¡¡¡Ya, ya mi diablito, vengase conmigo!!! (Le reclama a Gabriel) Aprovechado, nada más porque lo ves debilucho, flaco, tarugo, torpe, atarantado, mugroso, apestoso…

Lucifer: (Se le suelta a Luzbelina y la interrumpe) ¡¡¡Oye no te mandes!!!

Luzbelina: ¿Qué? ¡¡¡Te estoy defendiendo!!!

Gabriel: ¿Con eso, o quieres más? Tú dices si me regresas a los pastores o te aplico una hurracarrana o te hago la mística (Se encamina hacia Lucifer).

Lucifer: Está bien, no te alteres (Le grita a Satanás) ¡¡¡Satanás!!! Trae a los pastores, que si no éste me vuelve a surtir.

Entra Satanás con los pastores, traen las manos amarradas.

Gabriel: Y ahora lárgate de aquí chamuco, y llévate a este par de mugrosos.

Lucifer: Ganaste una batalla Gabriel, pero no la guerra, la noche aún no termina.

Los Diablos salen, Gabriel empieza a desatarles las manos a los pastores.

Gabriel: Pastores ingenuos ¿ya lo ven? Por flojos y no querer caminar ya les dieron su levantón, con eso que están de moda…

Candelaria: Hay angelito, es que ya venimos re bien cansados.

Felipe: Pus si, es que venimos de camine y camine… y camine y camine… (Pausa de cinco segundos, Gabriel trata de hablar pero Felipe lo interrumpe) y camine y camine, si, y camine y… (Gabriel grita enojado, interrumpe a Felipe antes que termine la frase).

Gabriel: ¡¡¡Ya!!! (Se habla a sí mismo) Tranquilo Gabrielito, tranquilo, no te alteres, cuanta hasta diez y cuéntaselo a quien más confianza le tengas… uno, dos, tres por tres nueve, mas uno diez… Ya ¡¡¡Dalay!!!… miren pastores, no se preocupen, ya les falta muy poco, sigan ese camino y llegarán a donde está el niño… anden vallan, que yo tengo que cuidar a ése Diablo tramposo, no sea que vaya a seguir con sus maldades.

Se apagan las luces.

Segunda parte de las tentaciones.

Entran Casiano, Josefina y el abuelo Leocadio, van caminando de lado a lado del escenario. Canción “los huaraches de fondo”

Josefina: ¿Ya llegamos?

Casiano: ¡¡¡No!!!

Josefina: ¿Ya merito?

Abuelo Leocadio: ¡¡¡Que no!!!

Josefina: ¿Hora si ya merito llegamos?

Casiano: (Enojado, le grita) ¡¡¡Que no!!!

Josefina: (Con voz entrecortada, como si fuera a llorar) Vas a ver viejo grosero, voy a mandar mi caso con la señorita Laura.

Abuelo Leocadio: “Que pase el desgraciado” (Josefina y Casiano se le quedan viendo).

Josefina: Es que esto está re lejos, yo la mera verdad ya me cansé. Siento como que ya se me subió la bilirrubina, la presión, el colesterol, los triglicéridos y los glóbulos rojos encima de los blancos.

Abuelo Leocadio: Hay como eres re quejumbrosa mijita, si no llevamos ni cien kilómetros recorridos; yo estaba seguro que era por aquí (Se gira hacia el otro lado y se queda mirando) ¿o era por allá?

Casiano: ¿Qué? ¿O sea que no está seguro de por dónde nos lleva? (Se le avienta en los brazos a Josefina) ¡¡¡Agárrame que lo mato!!! ¡¡¡Agárrame que lo mato!!! Eso nos pasa por andar confiando en un viejo carcamán, hora estamos perdidos por su culpa. Condenao primo hermano de Pedro Picapiedra, papá de Chango León.

Josefina: ¡¡¡Cálmate viejo!!! ¡¡¡Dalay, Dalay!!! (Le pasa la mano en la cabeza) Cálmate, es que a mi agüelo ya lo ataco Juan Jaime.

Casiano: ¿Quién?

Josefina: Juan Jaime, ese que hace que se le olviden las cosas a la gente.

Casiano: Hay si serás… ¡¡¡es Alzheirmer!!! Vieja taruga.

Josefina: ¡¡¡Es igual, es igual!!! pus miren, yo aquí nomás llego, si ustedes queren seguir pus hay le siguen sin mi, yo ya vengo sintiendo como que las plantas de los pies me punzan. (Se sienta).

Casiano: No te preocupes Josefinita, horita te pongo tu pomada del goicoechea pa las varices y tu ungüento del bálsamo blanco con frescapie pa que se te quite el dolor.

Josefina se sienta, Casiano va a sacar las pomadas pero entran los demonios bailando y cantando la peinada.

Demonios: ¿A dónde tan peinada? (Levantan las manos) Hey, hey, hey, dime donde trabajas (Levantan las manos de nuevo) Hey, hey, hey, dime cómo te llamas Hey, hey, hey, y que sabes hacer.

Lucifer: Buenas noches amigos.

Abuelo Leocadio: (Corre y se le arrima a Luzbelina) ¡¡¡buenísimas!!! Y ¿A dónde tan peinada? Digo ¿A dónde se dirigen sus mercedes?

Satanás: Ps no vamos, más bien venimos; ire, venimos regresando de regreso de Belén, íbamos a ver al niño pero ps no se pudo.

Casiano: ¿Apoco astedes vienen de Belén?

Luzbelina se mueve de lugar una y otra vez, y el abuelo la sigue cada vez que se mueve, le alza las cejas y le pica las costillas con el codo.

Josefina: Oiga y ¿falta mucho para llegar hasta allá?

Luzbelina: (Se le pega a Josefina, el abuelo la sigue) Huy chaparrita, apenas van a la mitad del camino, y de aquí en adelante es pura subida (Se aleja del abuelo y se pone a un lado de Lucifer)

Lucifer: Efectivamente, aquí es apenas la mitad del camino, nosotros venimos de allá, fuimos a ver al niño, pero (Los diablos hacen como que llora) hay demasiada gente, hay filas y filas de gente que lo quiere ver, por eso mejor nos regresamos, así que ustedes ¿Ya para que van?

Abuelo Leocadio: Pero yo quiero ir a ver al niño, además los ángeles nos dijeron que éramos pocos los elegidos, nunca dijeron que juera a haber un gentillal.

Satanás: Chales agüelito, ps si, pero ya ve, se fue regando el chisme, y hora hay un resto de gente, con decirle que hay gente que llegó desde ayer pa apartar lugar. Hay hasta guaruras cuidando al niño.

Josefina: Pus yo también quiero conocer al niño agüelo, abrazarlo; pero es que falta la mitad del camino y yo ya siento que no llego (Se sienta).

Casiano: Ps mire agüelo, yo también digo que deberíamos ir ¡¡¡Qué tal si en lo que llegamos ya se van acabando las filas!!! Y tu vieja floja, no pongas tantos pretextos.

Luzbelina: (Lucifer la avienta sobre el abuelo y ésta lo abraza) Oigan y ¿no preferirían mejor ya no ir a Belén y quedarse aquí con nosotros? Al cabo ni van a poder ver al niño ¿Qué tal si festejamos la navidad aquí todos juntos?, con una buena fiesta, música, comida y bebida (Le sube la pierna al abuelo, éste se la detiene con la mano) ¿Qué dicen?

Abuelo Leocadio: Pus yo creo que si nos podríamos quedar aquí con ellos ¿Ustedes que dicen? Digo, a fin de cuentas Josefina tiene razón, yo con mis reumas y mis hemorroides siento que tampoco llego hasta Belén (Se le junta a Luzbelina).

Lucifer: Cámara, sales, sobres, que empiece el pachangón.

Se escucha musica y se ponen a bailar, el abuelo con Luzbelina, Lucifer se lleva a Josefina, Casiano quiere ir a quitársela pero Satanás se lo lleva, le da un vaso y le sirve de una botella, se ponen a tomar y platicar, Lucifer se junta a Josefina y Casiano quiere ir de nuevo pero Satanás no lo deja, los demás siguen bailando. Satanás va y reparte vasos a los demás, también les sirve de la botella, Casiano, va y jala a Josefina, Satanás lo ve y va de nuevo y se lo lleva a platicar con él. Empieza la canción de “La peinada” y cuando llega a donde dice tubo tubo todos hacen un medio círculo, meten a Josefina al centro, para que baile, después de eso se para la música. Los pastores se sientan.

Lucifer: Ya ven, a que van a Belén. Mejor seguimos aquí la fiesta, Satanás, sírveles otra.

Entra el arcángel Gabriel con sus ángeles.

Gabriel: Alto ahí (Satanás está de espalda, grita asustado, se arrodilla y se pone las manos en la nuca).

Satanás: Una redada, Nel, nel, ya estuvo, paz, paz.

Luzbelina: ¿Qué te pasa tonto? Levántate (Lo jala y lo levanta).

Satanás: Chale, yo pensaba que era la judicial, luego me toca madrina con teguacanazo, macanazos, patadas en las espinillas, y jalones de greña incluidos.

Los pastores siguen sentados, solo voltean los tres juntos hacia un lado y otro cada vez que algún diablo o algún ángel habla.

Gabriel: ¿Qué hacen ustedes aquí demonios?

Casiano: ¿Demonios? ¿O sea que estos son demonios del infierno?

Inocencia: Así es pastores, estos son Lucifer, Satanás y Luzbelina.

Abuelo Leocadio: Ah jijo, y yo que casi le ando pidiendo matrimonio a la loca ésta.

Gabriel: Sí, ellos quieren evitar que ustedes lleguen a Belén a ver al hijo de Dios. (Dirigiéndose a los demonios) Pero de una vez les digo que pierden su tiempo si están pensando en lograr evitarlo.

Divina: Si, nosotros nos encargaremos de que lleguen con bien a adorar al hijo de Dios.

Satanás: Aguanten a las carnitas que apenas voy en el consomé, Bájenle de luz a su farol, ni que alumbraran en estéreo.

Pura: Tú cállate naco, o sea, en buenisisisima onda, cómprate un mapa y ubícate.

Satanás: Calmantes montes, alicantes pintos pájaros cantantes biscochito ¿Por qué tan fresa si la vida es crema?, así me gustan, agresivas pa que me maltraten, soy masojista, me encanta que me peguen (Se le arrima a pura y ella corre detrás de Gabriel, Satanás se regresa con Lucifer).

Lucifer: Miren pájaros patas güeras, hijos de Chiken Litle, nosotros llegamos primero, y estos pastores son nuestros, así que mejor váyanse retirando antes de que me enoje y... (Hace como Don Ramón cuando se enojaba).

Gabriel: ¿Tú no aprendes verdad? (Lucifer se asusta, corre y se esconde detrás de Luzbelina) Estos pastores son criaturas del Señor, por lo tanto ustedes no tienen ningún derecho sobre ellos aunque hayan llegado primero, así que nosotros los vamos a llevar a Belén a ver al hijo de Dios.

Inocencia: Déjame atenderlos Gabriel, que yo tome clases de karate con Yaqui Chan.

Luzbelina: Hay chulis, pues a mí me entrenó Bruce lee allá en el infierno y hasta clases de chino me dio.

Lucifer: Achis, achis ¿apoco sabes hablar chino?

Luzbelina: Claro, mira, música se dice “cha cha cha”, desnudo se dice “chin calchon” mugroso se dice “chin champu” golpe en la cabeza se dice “chi chong” huérfano se dice “chin chu pá y chin chu má” gordo se dice “chong cho” y miedo se dice “chan chan chan chaaaaan”

Inocencia: Pues no me importa, éntrale, órale (Inocencia y Luzbelina se ponen en guardia para pelear).

Casiano: (Interrumpe y se mete en medio) ¡¡¡Un momento!!! ¿Se van a pelear pa ver quién se queda con nosotros?

Luzbelina e Inocencia: ¡¡¡Sí!!! ¿Por qué?

Casiano: A ta güeno, entons si pártansela (Se sienta de nuevo).

Gabriel: (Jala a Inocencia) Ningún pártansela, no tenemos permitido pelear, ya me regañaron por la de hace rato, va en contra de Dios, podemos arreglarlo de otra manera.

Lucifer: Habla cobarde, para eso me gustabas, ya decía yo que era raro que usaras faldita.

Gabriel: Pues no sé, algo que no tenga que ver con la violencia; y no es falda, es túnica, que quede claro, luego así se hacen los chismes.

Pura: ¿Que les parece si lo arreglamos en un partido de futbol? Al fin que en el cielo tenemos a los mejores jugadores.

Luzbelina: Pues sí, pero en el infierno tenemos a todos los árbitros (Los diablos se ríen con burla).

Divina: Bueno, entonces metemos juicio para pedir la custodia de los pastores.

Satanás: Pues ya estuvo que perdieron, porque en el infierno tenemos a todos los abogados (Los diablos se ríen con burla de nuevo).

Lucifer: Pues si no quieren pelear, ese es su problema, yo me tengo que vengar de la friega que este emplumado patas güeras me dio hace rato ¡¡¡Luzbelina, tráeme mi trinche!!!

(Le llevan su trinche a Lucifer, Gabriel no puede sacar su espada, los ángeles le ayudan, pelea con sonidos de sables laser, Lucifer pierde y queda tirado, Gabriel le pone la espada en el pescuezo).

Gabriel: ¡¡¡Ríndete Lucifer, antes que con mi espada les corte esos cuernos, y las colas para hacerme un cinturón!!!

Luzbelina y Satanás: ¿Las colas? Noooo (Se agarran las colas).

Lucifer: Nada de rendirme, apenas va el primer round. (Se para y brinca como boxeador) Éntrale plumífero, ya me hiciste enojar ¡¡¡Luzbelina, Satanás, vengan, vamos a echarle montón!!! (Satanás recoge un palo)

Luzbelina: No Satanás espérate, yo no quiero que me corten la cola (Lo jala).

Satanás: Oh ¡¡¡usté no pite hasta que choque!!! Aguante ¡¡¡No diga frío hasta que no vea pingüinos!!! Véngase.

(Satanás y Luzbelina empiezan a caminar hacia los demás, Lucifer sigue brincando como boxeador, Satanás levanta el palo, los demás ángeles se paran en posición de combate detrás de Gabriel que está espada en mano, pero Satanás le pega a Lucifer en la cabeza y éste se desmalla)

Satanás: (Con miedo) No, no, ya estuvo, no se esponjen, ya tranquilízate Gabrielito, chale, si el jefe nada más estaba bromeando ¡¡¡ya nos vamos eh!!! (Se agacha a recogerlo, le hace la seña a Luzbelina para que le ayude).

Luzbelina: (Nerviosa) ¡¡Si, si, Ya nos vamos!!! Que tengan buenas noches, con su permiso (Levantan entre los dos a Lucifer, y salen de la escena).

Casiano: (Grita muy contento) ¡¡¡Que viva los angelitos!!!

Josefina y el Abuelo: ¡¡¡Vivan!!!

Josefina: ¡¡¡Que viva la Virgen María!!!

Todos: ¡¡¡Viva!!!

Abuelo Leocadio: ¡¡¡Que viva Hidalgo!!! (Todos se quedan callados)

Todos los Ángeles: ¡¡¡Que viva el niño Dios!!!

Todos: ¡¡¡Viva!!!

Abuelo Leocadio: ¡¡¡Viva Morelos!!! (Todos se quedan callados de nuevo)

Casiano: (Enojado) ¡¡¡Ya!!! (Le da un empujón al abuelo en el hombro) Usté se quedó en el grito de independencia, eso jue desde Septiembre.

Gabriel: Bueno pastores, ya es hora, tienen que seguir su camino hasta Belén, ya falta muy poco, no creo que ese diablo tramposo vuelva a molestarlos. Pueden irse tranquilos.

Abuelo Leocadio: Gracias angelitos, si no ha sido por ustedes esos demonios chapuceros nos hubieran engañado.

Divina: Vayan y contemplen la gracia de Dios.

Pura: Si pastores, hoy, es la noche mas inn de la historia.

Inocencia: Conocerán al hijo de Dios, al verbo hecho carne.

Casiano: ¿Pos que estamos esperando? Ámonos Corriendo, yo ya no puedo esperar a ver al niño.

Josefina: Yo tampoco, ya se me cuecen las habas por llegar a Belén. ¡¡¡Vámonos!!! (Empieza a caminar) Ándele agüelo, Casi, apúrense (Los demás pastores salen tras Josefina y dicen adiós a los Ángeles, salen de la escena)

Gabriel: Bueno ángeles, nosotros también vámonos que tenemos que estar ahí presentes, ya hemos cumplido nuestra misión ¡¡¡a ver si nos dan aunque sea un aumento de sueldo!!! (Salen todos caminando de la escena, se apaga la luz)

Escena Final: El Nacimiento.

Narrador: Después que María y José habían llegado a Belén, María dio a luz a su bebé en un humilde pesebre de paja, en un establo junto a los animales. Este lugar era lo único que ellos habían podido conseguir durante su estadía en Belén. No eran personas que poseían riquezas materiales. Pero tenían la enorme responsabilidad y el honor de criar y educar al hijo de Dios. El calor de María, unas pobres mantas y su humilde cunita hecha de paja lo abrigaban.

Los pastores, guiados por el brillo de la estrella, llegaron hasta el lugar para ver el milagro del amor de Dios hacia los hombres, llegaron para adorar al niño.

Se escucha el Ave María durante un momento, María y José están hincados a los lados del niño,; se detiene el ave María y empieza música suave de fondo.

María: Mi niño hermoso, bendecido seas por siempre, aquí estoy yo que soy tu madre para cuidarte y protegerte. Eres regalo de Dios, eres regalo divino, has venido para amarnos y enseñarnos el buen camino.

José: (Volteando hacia el cielo) Señor, te prometo cuidar de tu hijo y educarlo a la manera de los hombres, tu palabra se ha cumplido, y nosotros, tus humildes servidores, recibimos a tu hijo entre nosotros con mucho amor.

Entran los Reyes Magos con regalos para el niño.

Melchor: Hemos seguido una estrella desde Oriente y nos ha traído aquí. Nos ha marcado el camino para encontrar al redentor, al salvador.

Gaspar: Hemos venido a saludarle, a adorarle y venerarle.

Baltasar: Le hemos traído algunos presentes como muestra de nuestro respeto.

Melchor: Le traemos oro, porque es rey, porque su reino se extenderá por toda la tierra y no tendrá fin (Se acerca al niño, se arrodilla y deja su presente).

Gaspar: También le traemos incienso, por divinidad, porque es el hijo de Dios (Se acerca al niño, se arrodilla y deja su presente).

Baltasar: Y por último le traemos mirra, por su naturaleza humana, por las heridas que su cuerpo ha de recibir y la sangre que ha de derramar para el perdón de los pecados. (Se acerca al niño, se arrodilla y deja su presente, los tres reyes magos se quedan ahí).

Enseguida entran los pastores en fila y se hincan de lado hacia el nacimiento de manera que no le den la espalda por completo al público

Abuelo Leocadio: Niño precioso, redentor del mundo, aquí estoy lleno de gozo, con un fervor muy profundo, con todos mis años a cuestas, pero lleno de contento, de venir a verte y traerte unas ofrendas.

Casiano: Una cobija pal frío, pa que no te vaya a dar influenza, y una almohadita bordada, rellena de lana de oveja. Y a ti mi niña María, Que Dios te Guarde por siempre, ésta corona de flores, para que adornes tu frente.

Josefina: Hasta aquí llegamos todos, con cansancios y descuidos, pero entre andando y andando, ya estamos aquí contigo, para saludarte y verte, y también pa’ conocerte, venimos desde rete lejos, pero llegamos pa’ adorarte.

Felipe: Niñito hijito del Creador, caminamos rete mucho, pero aquí estamos presentes, con alegría y arto gusto. Yo no te traigo un presente porque no alcanzó el dinero, pero venimos a verte con nuestros buenos deseos.

Linda Bella: Para dejar las costumbres que hacen que seamos malos, la vanida y la avaricia dejaremos pa agradarte.

Candelaria: Aunque con muchos trabajos y lidiando con los malos, con la ayuda de tus ángeles a verte por fin llegamos, te damos la bienvenida y te bendecimos mi niño, tu eres el salvador, el que limpiará nuestro destino.

Narrador: Y así sucedió, el bien triunfó sobre el mal, Dios le hizo al hombre el regalo más preciado, su hijo único, para que con su sangre lavara los pecados de los hombres y nos diera salvación, hoy es Navidad, y recordamos el día en que nació Jesús; y tal como los pastores le adoramos y le bendecimos. Hoy démosle la bienvenida en nuestros corazones, y no olvidemos el verdadero significado de esta fecha tan especial, festejemos con alegría la llegada del niño Jesús al mundo “FELIZ NAVIDAD A TODOS”.

2 comentarios:

  1. Felicidades, muy buena pastorela y mas porque ya tiene lo comico...gracias por compartirla ;)

    ResponderEliminar
  2. esta muy buena esa pastorela comica les quedo muy graciosa y buena

    ResponderEliminar